La destrozan sin compasión

Va de niña buena, pero en realidad es una puta. Adora el sexo duro, que la ahoguen, que le aprieten el cuello, que le metan la polla hasta el fondo de su garganta, de su coño y de su culo. Esta vez se folla a un chico muy bruto que de tanto follársela hasta hace que se le salgan las pestañas postizas, se le corra su maquillaje, se le salga un zapato y quede con la cara llena de corrida.

Videos relacionados